Esta semana, el Colegio de Logopedas de Galicia cumple 10 años y les queremos dar la enhorabuena para su labor tan importante para años con dificultades de lectoescritura.

Y les damos otra enhorabuena a Canarias: el mes pasado el gobierno de Canarias aprobó el Proyecto de Ley de creación del Colegio de Logopedas en esa Comunidad. Lee la noticia en este enlace.

¿Por qué consideramos estas noticias tan importantes?

No podemos subestimar la importancia de un logopeda (foniaudiólogo) en la vida de una persona con dislexia. Como bien dice el logopeda y experto en dislexia, Daniel Cubilla Bonnetier, estas personas sufren desde una edad muy temprana al descubrir -en el curso final de infantil o primero de primaria- que no llegan a ser el ‘buen alumno’ que quieren ser. “Los sistemas que empiezan a enseñar más tarde la lectura son sistemas que tienen más éxito”, pero en España cuando se empieza a enseñar la lectoescritura en la vida de un niño es en estos cursos tan tempranos  y “el mensaje que les estamos dando a los niños es lo que da el éxito escolar, lo que te da ser un buen alumno, un buen chico al final, es leer, leer correctamente y sobre todo leer rápido.

Para los niños con dificultades, esto produce un conflicto en sí mismo y un sufrimiento tremendo y por desgracia, “Este sufrimiento no se borra fácilmente.”

La intervención de un buen logopeda puede mitigar este sufrimiento, dando al niño los recursos que necesita para superar sus dificultades.

¿Cómo interviene un logopeda en la dislexia?

Primero realizará un diagnóstico para identificar las dificultades específicas, y a partir de ese momento empezará un plan de intervención para aplicar técnicas específicas para cada niño: “Es muy importante que sepamos cuándo hay usarlas y con qué niño tenemos que usarlas”. D Cubilla

Un logopeda especializado en dislexia tiene una batería amplia de ejercicios, métodos y técnicas específicas para ayudar a cada persona a mejorar sus habilidades de lectoescritura.

Es muy importante tener en cuenta que hasta ahora la única intervención científicamente avalada en el tratamiento de los niños con dislexia es un programa para mejorar la conciencia fonológica. Ver este artículo de  Juan Cruz Ripoll.

¿Es accesible a todos? Por desgracia, no. Hay muy pocos logopedas en los colegios y en el sistema público de salud; además, en muchas Comunidades de España, Sanidad no reconoce el tratamiento de dislexia como competencia propia. Con frecuencia los orientadores en los colegios no llegan a ver estos niños hasta finales de primaria, cuando ya tienen un desfase importante y en muchas Comunidades está legislado que estos niños no pueden recibir la intervención del profesional de Audición y Lenguaje en el centro educativo hasta que el alumno tiene un desfase de dos años escolares. 

Ir a un logopeda privado es un lujo que no todas las familias se pueden permitir: un diagnóstico puede costar entre 200€ y 500€. La intervención posterior alrededor de 40€ la hora. En el caso de que un niño necesite dos sesiones por la semana el coste alcanza los 240€ el mes. Las familias con menos recursos se quedan sin esa atención tan importante.

¿Y cuáles son las consecuencias de la no intervención en estas personas?

El sufrimiento lleva a la baja autoestima, problemas conductuales (ver este informe de Francisca Serrano) y al fracaso escolar. Los datos del último informe de la OECD Education at a Glance, destaca las espantosas cifras del sistema educativo de España.

El fracaso social es considerable también: estudios en los EEUU, Reino Unido y Suecia (enlaces) han demostrado que alrededor del 50% de las personas encarceladas tienen dificultades de lectoescritura. 

¿La solución?

La LOMCE habla del derecho de todos los alumnos a acceder a la educación:

Artículo 71:

1. Las Administraciones educativas dispondrán los medios necesarios para que todo el alumnado alcance el máximo desarrollo personal, intelectual, social y emocional, así como los objetivos establecidos con carácter general en la presente Ley. Las Administraciones educativas podrán establecer planes de centros prioritarios para apoyar especialmente a los centros que escolaricen alumnado en situación de desventaja social.

2. Corresponde a las Administraciones educativas asegurar los recursos necesarios para que los alumnos y alumnas que requieran una atención educativa diferente a la ordinaria, por presentar necesidades educativas especiales, por dificultades específicas de aprendizaje, TDAH, por sus altas capacidades intelectuales, por haberse incorporado tarde al sistema educativo, o por condiciones personales o de historia escolar, puedan alcanzar el máximo desarrollo posible de sus capacidades personales y, en todo caso, los objetivos establecidos con carácter general para todo el alumnado.

La realidad es que un gran porcentaje de nuestros niños y adultos con dislexia NO tienen acceso a la educación que merecen porque sus necesidades no están atendidas, sobre todo por falta de recursos humanos dentro del sistema educativo. Necesitamos profesores formados para identificar dificultades y necesitamos logopedas dentro del sistema educativo, y mientras esto se haga realidad, necesitamos inclusión en la becas educativas de las que nos dejan fuera año tras año.

En enero de este año los medios informativos ocuparon titulares con la aprobación por unanimidad en el Congreso de los Diputados de una PNL para la inclusión de nuestro colectivo en las becas educativas.

En esta PNL, el Congreso de los Diputados insta al Gobierno a que:

1. Adecúe las Resoluciones de Convocatoria de las Becas y Ayudas al Estudio a lo establecido en la Ley, para que los órganos competentes adapten en las sucesivas convocatorias la redacción de las mismas al reconocimiento del derecho a la atención de las necesidades específicas de apoyo educativo de los escolares afectados por TDAH, Dislexia y otras DEAs y demás Alumnos con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo (ACNEAEs), tal como se recoge en la legislación básica educativa.

2. Garantice el derecho de los escolares con TDAH, Dislexia y otras DEAs y demás ACNEAEs a recibir las ayudas económicas a las que tienen derecho, conforme a su condición de escolares con necesidades específicas de apoyo educativo.

3. Reconozca de forma expresa el derecho a la obtención de las ayudas establecidas por el Ministerio de Educación a los escolares afectados por TDAH, Dislexia y otras DEAs y demás ACNEAEs de forma diferenciada y autónoma a los apoyos y atención educativa especifica de los ACNEE.

4. Incorporar gradualmente, tanto en las Resoluciones de Convocatorias de Becas y Ayudas al estudio como legislación de becas como en los procedimientos de solicitud de becas y ayudas el resto de ACNEAES.

En la siguiente convocatoria, este julio pasado, nuestro colectivo se quedó sin acceso a estas becas.

Desde la Plataforma ya hemos expresado nuestro disgusto ante la situación de desigualdad en que se encuentran las familias que conviven con dificultades de aprendizaje. Hemos comunicado nuestra preocupación, y el sufrimiento de miles de familias, a las diferentes Comunidades y una de nuestras asociaciones en Andalucía ha interpuesto una reclamación con el Defensor del Pueblo en Andalucía. En la respuesta se reconoce el derecho que tiene nuestro colectivo a recibir becas, pero se citó la falta de recursos como el principal motivo de no estar incluido.

El informe de la OECD Education at a Glance, esta semana ha destacado que la inversion por niño ha caído un 11% entre 2010 y 2015 los profesores están trabajando con cada vez menos recurso dificultando aun más la detección e intervención en dificultades de aprendizaje y aumentando la probabilidad de repetición de curso y de fracaso escolar. España ya está muy encima de la media de los países OECD en estos aspectos.

Reclamamos al Gobierno que rectifiquen este problema y mejoren las vidas de miles de familias españolas YA.

0 comments

You must be logged in to post a comment.

A %d blogueros les gusta esto: