La música, además de una fuente de disfrute y diversión, es una herramienta muy útil en el desarrollo infantil: mejora la psicomotricidad; aumentar la memoria; induce todo tipo de estados emocionales (ánimo, tranquilidad…); desarrolla la creatividad; aumenta la capacidad de concentración; y tiene un papel importante en el desarrollo de las habilidades de lectura y escritura especialmente en la conciencia fonológica. La conciencia fonológica nos ayuda a reconocer los ritmos y sonidos del habla y entender como funciona el lenguaje. Cuando uno puede reconocer los ritmos de las palabras, la segmentación en sílabas es posible. Además, al participar en actividades musicales (tocar, bailar, cantar) se utilizan ambos hemisferios del cerebro a la vez y por eso la música puede resultar muy beneficioso para los disléxicos dado que estimula la velocidad de traspaso de la información entre un hemisferio y otro.

Hoy os traemos una variedad de artículos y papeles académicos sobre la dislexia y la música, algunos en castellano y otros en inglés. Esperamos que sean de interés.

Empezamos con un publicado por María Celia Ruiz Bernal en la Revista del Conservatorio Superior Victoria Eugenia de Granada. 

La dislexia, que tiene su origen en una alteración neurológica, es la dificultad que impide diferenciar los sonidos, engloba un conjunto de síntomas que pueden ser diferentes en cada caso, y tienen como resultado la dificultad en el desarrollo del procesamiento del lenguaje escrito.

La dislexia origina dificultades de asociación entre sonido y símbolo, afectando al aprendizaje 

del lenguaje hablado y escrito, quien la sufre ni distingue sonidos ni memoriza visualmente con claridad letras y/o signos, y en consecuencia, no estructura las frases correctamente.

Los efectos van más lejos de la dificultad de aprender a leer, ya que afecta también a la autoestima del niño, que puede manifestar una evidente falta de atención e interés porque no comprende con claridad lo que se le dice.

La musicoterapia es el uso de la música con fines terapéuticos. Está demostrado que los sonidos producen en el ser humano efectos a nivel fisiológico, emocional, cognitivo, social y espiritual. El efecto primordial se debe a la influencia de los sonidos sobre el hombre y el uso dosificado de la música y de la persona terapeuta puede provocar cambios que rehabilitan, educan y entrenan en caso de trastorno físico, funcional, mental y emocional.”    Lee el artículo completo aquí

La investigadora Usha Goswami, de la Universidad de Cambridge, ha realizado investigaciones sobre el ritmo y la dislexia. Este breve resumen en inglés de podría resultar muy útil para padres y profesores. CNE Dyslexia Research – Educational Implications

Además, os dejamos dos articulos sobre investigaciónes en intervenciones en dislexia, procesamiento auditivo y lectura:

La investigadora, Dra. Nina Kraus del centro BCBL ha estudiado la importancia de la música en el desarrollo del lenguaje. Ha colaborado en muchos papeles académicos y hoy os traemos este artículo (Listening in the Din: A Factor in Learning Disabilities?) y un video de un ponencia suya (ambos en inglés).

 

 

A %d blogueros les gusta esto: